LAS CARACTERÍSTICAS DE LOS EMPLEADOS DE ALTOS POTENCIALES

No todos sobresalen en las empresas. Los mejores y los más brillantes suelen ser etiquetados como personas de alto potencial. Muchos colaboradores quieren formar parte de este grupo élite por el prestigio que conlleva y porque es el camino hacia las posiciones más altas en las organizaciones.

Pero ¿qué diferencia a este grupo de los colaboradores del resto del equipo?
Son catalizadores.Tienen facilidad para convocar y energizara otros. Influyen sobre otros para hacer que las cosas sucedan. Son curiosos, hacen preguntas y hacen que otros participen.

Tienen una alta capacidad de aprendizaje y adaptación.Precisamente porque son buenos saben que tienen que seguir aprendiendo para no desfasarse. Son ejecutivos “plastilina” con capacidad para adaptarse y moldearse a las diferentes necesidades organizaciones y agregar valor.

Son constantes con sus resultados a lo largo del tiempo. Se caracterizan por producir resultados sobresalientes en situaciones cada vez más desafiantes, de manera constante.

Tienen alta inteligencia emocional.Se conocen mejor porque continuamente buscan retroalimentación y actúan sobre ella para ser cada vez mejores. Con el tiempo, aprenden el valor de tejer redes de confianza y desarrollar sus habilidades interpersonales para conseguir mejores resultados.

Son proactivos. Son comprometidos, saben que se aprende haciendo. Piden más y mayores responsabilidades.

Tienen proyección.Cuando uno piensa en estas personas, es evidente que estarán en una o dos posiciones superiores en pocos años.

Las empresas apuestan por este grupo de personas y los cuidan. Los promueven más rápidamente, les asignan puestos en otros países, les pagan mejor, los invitan a entrenamientos especiales, les subvencionan maestrías, les dan exposición a la alta gerencia con proyectos especiales, les asignan coachs ejecutivos y mentores, les dan proyectos desafiantes y demás.

¿Mucho?, dirá usted. De acuerdo a las investigaciones, este 10% de personas suele aportar, en promedio, el doble de las utilidades netas que el 80% de los otros colaboradores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *